• dom. Jul 14th, 2024

Cámaras con IA en el Metro de Londres: Vigilancia y análisis de emociones sin consentimiento de los pasajeros

porConfidencial de México

Jun 28, 2024
Cámaras con IA en el Metro de Londres: Vigilancia y análisis de emociones sin consentimiento de los pasajeros
Cámaras con IA en el Metro de Londres: Vigilancia y análisis de emociones sin consentimiento de los pasajeros

Miles de pasajeros del metro de Londres han sido observados y analizados sin su consentimiento durante al menos un año a través de cámaras de vigilancia con tecnología de inteligencia artificial (IA). Esta tecnología, desarrollada por Amazon, permite detectar el sexo, la edad e incluso las posibles emociones de los usuarios, con el objetivo de diseñar publicidad personalizada.

La información fue revelada por la organización de derechos civiles Big Brother Watch, que obtuvo documentos a través de una solicitud de libertad de información. Los documentos muestran que las pruebas se llevaron a cabo en varias estaciones del metro, incluyendo Euston, Waterloo y Manchester Piccadilly, durante al menos un año, desde abril de 2023.

Si bien el proyecto inicial se enfocaba en la detección de incidentes de seguridad, como personas saltando a las vías o comportamientos disruptivos, los documentos también revelan que la tecnología se utiliza para analizar las emociones de los pasajeros. Esto ha generado preocupación por parte de Big Brother Watch, que considera que esta práctica representa una invasión a la privacidad y abre la puerta a la manipulación psicológica a través de la publicidad personalizada.

Network Rail, la empresa responsable del metro de Londres, ha defendido el uso de la tecnología, asegurando que se utiliza para mejorar la seguridad de los pasajeros y empleados. Sin embargo, la empresa no ha comentado sobre el uso específico de la IA para analizar las emociones de los usuarios.

Es importante destacar que el sistema no utiliza la tecnología de reconocimiento facial más criticada, que vincula a los usuarios con identidades ya almacenadas en una base de datos. Sin embargo, la capacidad de analizar las emociones de las personas en tiempo real sigue siendo una práctica controvertida que plantea serias dudas sobre la privacidad y la ética de su uso.

Este caso pone de relieve la creciente preocupación por el uso de la IA en espacios públicos, y la necesidad de un debate público sobre los límites de la vigilancia y el análisis de datos personales.