• sáb. May 18th, 2024

Cristina Pereyra, esposa de Genaro García Luna: “Nos fuimos de México porque queríamos que nuestros hijos tuvieran una vida normal”

porConfidencial de México

Feb 14, 2023
Cristina Pereyra, esposa de Genaro García Luna: “Nos fuimos de México porque queríamos que nuestros hijos tuvieran una vida normal”

La última carta de los abogados de Genaro García Luna se llama Cristina Pereyra. No fue el exsecretario de Seguridad Pública quien contestó sobre las propiedades que adquirió durante su ascenso en los gobiernos de Vicente Fox o Felipe Calderón, ni sobre su colección de autos antiguos y motos de alta gama, ni sobre las dudas que tienen sobre su declaraciones patrimoniales como oficiales. Su esposa lo hizo. Un día después de que el imputado decidiera no declarar en el juicio por narcotráfico y delincuencia organizada, Pereyra fue llamada al estrado este martes para poner pecho a las preguntas de la Fiscalía y dar su versión: que la pareja trabajó durante años para abrirse camino, que se apoyó en pequeños negocios e hipotecas para salir adelante y que sufrió el acoso mediático y los riesgos del cargo desde que su marido dio el salto a las más altas esferas del poder político. “Pensamos en irnos de México porque queríamos que nuestros hijos tuvieran una vida normal”, dijo la única testigo que presentó la defensa sobre la decisión de radicarse en Miami luego de que su esposo terminara su mandato como funcionario público en diciembre de 2012. “Queríamos ofrecerles un poco más de libertad”, dijo.

Pereyra estuvo más de dos horas en la corte de Brooklyn para hacer un extenso repaso a su matrimonio y su patrimonio de la mano de Florian Miedel, el abogado más experimentado del equipo de García Luna. La Fiscalía optó por resaltar las inconsistencias en los bienes declarados por ella y su marido durante su paso por la administración pública, pero chocó con la decisión del juez Brian Cogan de no admitir cuestionamientos sobre la fortuna que amasó la acusada a partir de finales de 2012. cuando Calderón dejó el poder.

Solo durante esta declaración se invirtieron los papeles y fueron los fiscales los que tuvieron que esperar hasta el contrainterrogatorio para poner en duda la versión del testigo. Pero el cuestionario de las autoridades estadounidenses fue más corto de lo esperado y no ahondó en las polémicas con los testimonios de sus declarantes. “Has estado en todas las audiencias de este juicio, ¿no?” preguntó la asistente del fiscal de distrito Erin Reid. “Supongo que querías mostrar tu apoyo, ¿verdad?” Agregó Reid con un toque de ironía, insinuando que no se podía esperar otra cosa del acusado. “Claro que quiero decir la verdad”, respondió Pereyra en su última declaración antes de regresar a su asiento entre el público de la corte.

De Xochimilco a Miami

“Nos conocimos en el Cisen”, explicó Pereyra al contar cómo conoció a su esposo. En 1989 trabajaron juntos en la agencia de inteligencia del Gobierno de México, se enamoraron y poco después comenzaron su relación. A principios de la década de 1990, dejó su cargo en la institución y obtuvo una compensación. Siempre según su versión, la pareja utilizó parte de ese dinero para comprar un departamento en 1994 que pagaron poco a poco en Xochimilco, al sur de la Ciudad de México. García Luna subió varios escalones en el centro de espionaje civil y montó una pequeña papelería para ganarse la vida. En 1995 se casaron. Nadie explicó a los 12 miembros del jurado que iniciaron una vida juntos y realizaron sus primeros activos en medio de una de las crisis económicas más profundas que ha azotado al país, tras el llamado error de diciembre.

Con un bono de fin de año de su esposo, la pareja vio la oportunidad de comprar un pequeño terreno para construir una casa en Xochimilco, en la calle Paseo de los Cedros, dijo Pereyra. “Había un terreno frente a donde vivíamos y pensamos que era una buena inversión”, explicó en español, mientras un hombre mayor de voz grave traducía al inglés. Miedel le pidió que leyera parte de la declaración patrimonial de García Luna, antes de que el exfuncionario decidiera dejar de hacerla pública. “¿Te refieres a la propiedad que se compró el 1 de marzo de 1997?” preguntó el abogado. “No lo recuerdo bien, pero parece que es así”, respondió el testigo. A partir de allí quedó claro que el principal objetivo de la defensa era descomponer la declaración de bienes en la voz del declarante, debilitar la estrategia de la Fiscalía de presentarlos como prueba en el primer tramo de la audiencia y generar empatía por el jurado. “Sí, lo vendimos más tarde”.

En 1998, Pereyra decidió vender su papelería. Ella estaba lejos de donde él vivía. Con algunos ahorros y dinero que tenía García Luna, la pareja compró un local en la calle de Retorno Aldama, también al sur de la capital. Ese mismo año, el acusado compró un Mustang 1965. “Le gustaban los autos viejos, a veces los reparaba con su hermano”, dijo Pereyra. Aunque muchos lo conocían como don García Luna, se graduó de ingeniero mecánico a mediados de esa década. “Sí lo es. Es lo mismo”, dijo su esposa al volver a la declaración patrimonial. Lo vendió poco después por el doble de su valor.

La venta es una operación que repitió el matrimonio, según el testimonio de Pereyra. Se presentó así, como una mujer emprendedora que encontró pequeñas oportunidades de negocio. En 2000, por ejemplo, la pareja compró una “casita” en Jiutepec, en el Estado de Morelos, por menos de 400.000 pesos. Querían una pequeña propiedad para que sus suegros, que eran mayores, pudieran disfrutarla. Le pusieron aire acondicionado y le hicieron varias remodelaciones y la vendieron en el 2004 por un millón de pesos. “Pudimos ahorrar un poco”. “Vendimos la ir [camioneta] y un auto”. “Uno de los hermanos de mi esposo nos ayudó con una parte”. Estas fueron algunas de las frases que dijo el testigo.

Cristina Pereyra declara en el juicio contra su esposo, Genaro García Luna, el 14 de febrero.
Jane Rosenberg (EFE)

En 2002, los García Luna compraron otro terreno en la misma calle de Jiutepec para construir otra casa. Un año antes, su esposo había sido designado director de la Agencia Federal de Investigación (AFI), creada durante el Gobierno de Vicente Fox (2000-2006). “Nuestra vida cambió mucho, empezamos a tener guardaespaldas y vehículos blindados”, dijo. “Queríamos que la casa descansara un poco, era difícil salir a lugares públicos”, comentó. Mientras se construía la casa, la familia del titular de la AFI aprovechó que el lote ya estaba limpio, que la piscina se hizo rápido y sacaron un poco dinero al alquilar el terreno para fiestas infantiles. “Ahí hacía las fiestas de mis hijos y de ahí me vino la idea”, explicó. “¿Es esa la casa blanca que vimos en las fotografías?”, preguntó Miedel. “Así es como es”.

Continuó la revisión de bienes y negocios modestos. En 2005, Pereyra compró una tienda de venta de artículos para fiestas infantiles y dulces, administrada por su hermano, según dijo. En 2006 decidió seguir los pasos de su abuela y su madre, que habían sido dueñas de cafeterías, y estudió en una escuela de cocina con el objetivo de abrir un restaurante en Paseo de los Cedros: Cafetería Los Cedros. “Mi esposo buscó un préstamo en el banco para comprar esa propiedad”, dijo Pereyra. El lugar valía 3,5 millones de pesos. Sacaron una hipoteca para pagarlo, declaró. Ese mismo año, la pareja compró una casa en Cuernavaca con un préstamo del Fovissste, un beneficio para los trabajadores del Estado, la remodeló y se la vendió a una cuñada. Para diciembre, García Luna fue presentado como secretario de Seguridad Pública.

“De Xochimilco a Miami”, exclamó con ironía uno de los reporteros que se dieron cita en uno de los recesos del testimonio. La periodista Peniley Ramírez, autora de Los millonarios de la guerra: el expediente inédito de García Luna y sus socios, Comentó que había documentado cómo las remodelaciones se pagaban en efectivo y casi siempre coincidían con las fechas de los envíos de droga. Los fiscales no preguntaron en ese sentido cuando fue su turno de preguntar. En un interrogatorio que se adjuntó a temas financieros, tampoco preguntaron sobre una condonación de 4,7 millones de pesos en impuestos adeudados por una cafetería a nombre de Pereyra en 2010, durante el gobierno de Calderón, según se publicó. el universal hace cuatro años.

Las Harleys de Genaro

García Luna no solo era un amante de los autos. “Nos gustaban las motos y tuvimos la oportunidad de comprarlas y disfrutarlas hasta cierto punto, aunque no muy a menudo”, dijo Pereyra. La defensa presentó dos facturas por la compra de dos motos Harley Davidson, las mismas que aparecían en una de las fotografías que la Fiscalía presentó como prueba. La esposa dijo que uno lo compró en 2007 “con una tarjeta de crédito” y el otro lo compró en 2009 “con mi cuenta corriente”. “Teníamos ahorros, yo estaba trabajando y pudimos pagarlo”, dijo.

La famosa marca de motos fue mencionada varias veces en el juicio porque Sergio Villarreal Barragán, El GrandeDijo al inicio del juicio que la gente de Arturo Beltrán Leyva le regaló una motocicleta a García Luna en 2001 para iniciar contacto con García Luna. El obsequio sirvió para abrir la puerta al pago de sobornos al entonces director de la AFI, lo que derivó en pagos mensuales de más de un millón de dólares que continuaron luego de su llegada al Gabinete en el siguiente sexenio, declaró el capo. .

Ante la falta de pruebas físicas de cohecho, la Fiscalía presentó las fotografías de dos de las Harley Davidson que tenía el imputado como prueba y una factura de transporte de México a Miami. La defensa respondió con el testimonio de Pereyra. Los fiscales no insistieron al jurado en que el presunto obsequio fue entregado en 2001, seis años antes de la fecha de la primera factura presentada por los abogados de García Luna. Reid, de hecho, no hizo ninguna pregunta sobre los vehículos.

James Bond y el acoso de la prensa

Pereyra se plantó, tuvo sangre fría y logró llevar la historia donde querían los abogados. Dijo que su familia tuvo que mudarse constantemente por el acoso de los reporteros y el despliegue de seguridad que la acompañó durante la carrera de su esposo como funcionario. Narró que los reporteros tomaron “fotografías de ella y sus hijos”, que los camarógrafos treparon las cercas para tomar tomas de su casa y que, por eso, decidieron mudarse a Jardines de la Montaña, una exclusiva zona residencial en el sur. de la ciudad. .

Pereyra aseguró que no tenía obras de arte costosas y que el retrato que mostró la Fiscalía de su esposo había sido un regalo que le hizo una víctima de secuestro. También señaló que esa fue la principal razón para dejar de hacer públicos sus estados financieros. “Habíamos decidido hacerlos públicos hasta que ciertos medios de comunicación empezaron a seguirnos”, afirmó. La Fiscalía revisó cómo en varias declaraciones anuales la esposa de García Luna había afirmado no tener ingresos hasta que en 2012, año en que su esposo dejó el Gobierno, reportó 6,4 millones de pesos. “Hicimos una aclaración de todos nuestros bienes”, respondió el testigo.

La Fiscalía decidió presentar también como prueba en el juicio una invitación al 50 cumpleaños del acusado: una fiesta con temática de James Bond en 2018, un año antes de que fuera detenido. “Fue idea mía”, dijo Pereyra con una sonrisa. “Bueno, quería tener una fiesta temática donde pudiéramos divertirnos un poco”, agregó. “No hay más preguntas”, zanjó Miedel, tras mostrar una foto de la casa durante la fiesta en la que se veía pacífica la celebración.

Durante las pausas del interrogatorio, la testigo interactuaba discretamente con su esposo. Ella le guiñó un ojo y le sonrió. Al final, Pereyra regresó, recibió un abrazo de su hija Luna de ella y una asistente del equipo legal, y respiró aliviada. Después de este 14 de febrero no habrá más testigos en el juicio. El proceso judicial se encuentra prácticamente en la recta final, con los alegatos finales previstos para este miércoles. Esta es la última presentación de ambas partes antes de dar paso a las deliberaciones del jurado y las instrucciones del juez para el llenado de la hoja de veredicto.

Suscríbete aquí hacia Boletin informativo de EL PAÍS México y recibe toda la información clave de la actualidad de este país