• mié. Jul 17th, 2024

El ‘caso Pay de Limón’: cuidar a los animales también es humanismo

porConfidencial de México

Feb 27, 2023
El ‘caso Pay de Limón’: cuidar a los animales también es humanismo

Se llama Lemon Pay. Es un perro con pelaje color arena o, mejor, el tono merengue tostado del que toma su nombre. Tiene doce años y ya tiene trece. Él es, ante todo, un sobreviviente. Sicarios del narcotráfico en Fresnillo, Zacatecas, lo atacaron y le cortaron las piernas antes de abandonarlo a su suerte en el ya lejano 2011. Un delincuente arrepentido, sin embargo, dio aviso de su ubicación y Pay fue rescatado de un basurero y puesto bajo protección en el albergue Milagros Caninos. Entonces era un cachorro de un año. Y es que, aunque le salvó la vida, y ha logrado tener una rutina casi normal gracias al uso de prótesis, su caso es solo una de las muchas, muchas historias de la violencia descontrolada que impera en México y que nadie conoce. ahorrar. Ni siquiera es un perro domesticado.

Somos un país muy paradójico en nuestro trato a los animales. Según cifras del Inegi, hay 25 millones de viviendas en el país en las que reside al menos una mascota. Se estima, de hecho, que tenemos unos 80 millones de animales domésticos en nuestros hogares, de los cuales poco más de la mitad son perros. Al mismo tiempo, reconoce el instituto que lleva las estadísticas oficiales, México es el país de América Latina con más animales callejeros y el tercero en número de maltratos registrados. Y esto último no es sólo una percepción. Los abandonos de perros, por ejemplo, suman alrededor de medio millón por año. Y no es raro que encontremos noticias espeluznantes de torturas de mascotas o muertes espantosas en las noticias diarias.

Para muchos, sin embargo, basta con sacudirse los datos de las narices como quien espanta una mosca y declarar que, si miles y miles de personas mueren de manera terrible en México cada año, qué mejor suerte podemos esperar de seres irracionales. Contagiados de cinismo, se toman la molestia de recordarnos que, para empezar y como quería la canción de José Alfredo Jiménez, la vida humana entre nosotros “no vale nada”. Y niegan a los que dan cobijo y cuidado a los animales necesitados como si fueran una secta de locos misántropos.

Pero a una sociedad moderadamente sensata le interesa conservar en ella la vida, toda la vida. Es un falso problema que cuidar el bienestar de las mascotas (o de la vida animal y vegetal en su conjunto) signifique poner a los humanos en un distante segundo lugar. ¿Son los que se quejan de la preocupación por los animales grandes filántropos que dedican su día a ayudar a sus semejantes en la desgracia? Al revés. La insensibilidad al dolor animal es, de hecho, un comportamiento típico de los psicópatas, no de los humanistas.

La historia de Pay de Limón ha tenido un final feliz. El perro ha crecido protegido y seguro y ahora mismo lidera la votación virtual de un concurso en línea para elegir “La mascota favorita de Estados Unidos” (La mascota favorita de Estados Unidos). Y la conciencia respecto al respeto y cuidado de la vida animal, al menos en el campo de las mascotas, parece haber crecido en los últimos años en el país, especialmente entre los jóvenes. Cada vez hay más organizaciones dedicadas a rescatar y brindar una vida menos terrible a miles de mascotas sin hogar. Y no se trata de que los jóvenes sean egoístas que prefieren cuidar perros o gatos antes que tener hijos, como se quejan los cínicos. Esto es evidencia de que una sociedad que erradica el maltrato animal está muchos pasos más cerca, también, de ser capaz de combatir la violencia contra la vida humana.

Suscríbete aquí hacia Boletin informativo de EL PAÍS México y recibe toda la información clave de la actualidad de este país