• sáb. May 18th, 2024

El día que supe que era “progresista”. taxe’ek

porConfidencial de México

Ene 29, 2023
El día que supe que era “progresista”.  taxe’ek

Ser progresista no es lo mismo que ser “progresista”. Durante mis interacciones en diferentes espacios de las redes sociales, comencé a ser descalificado por un apodo del cual desconocía las connotaciones en un principio; para mi total sorpresa empezaron a llamarme “progreso”. Del contexto en el que usaron esta palabra pude inferir algunas cosas. La primera de ellas es que no me acusaban de ser progresista, sino de ser simplemente “liberal”, una diferencia importante, cabe señalar.

Si bien el progresismo se opone al conservadurismo, su forma abreviada de “progreso” se ha magnetizado tanto que ha llegado a evocar una serie de implicaciones despectivas. El progresismo lucha contra la desigualdad social y defiende los llamados derechos civiles, en especial los derechos de las personas afrodescendientes y de los pueblos indígenas, los derechos de las mujeres, la diversidad sexual y por la protección del medio ambiente, entre otros temas que obviamente chocan con los planteamientos. del conservadurismo; En general, los planteamientos del progresismo, eso sí, suelen plantearse dentro de un marco ideológico muy liberal y en el marco de las democracias estatistas.

Por el contrario, “progresista” se ha comenzado a utilizar como una forma de caricaturizar y atacar a las personas que defienden las ideas mencionadas anteriormente y más aún, a las personas que incluso tienen fuertes críticas al progresismo, como es mi caso. Basta con que hables de los temas que interesan al progresismo, aunque sea desde una posición política muy diferente, para que corras el riesgo de ser tildado de “liberal” y anular cualquier posibilidad de escucha compleja. La palabra “progresista” se ha convertido en un comodín, una salida fácil para descalificar las ideas de los demás, descartarlas y no tratar de entender un poco de dónde vienen las diferentes voces.

Lo curioso de todo esto es que, con el paso del tiempo, me di cuenta de que el “progreso” se usaba para atacarme desde la derecha, pero también desde la izquierda oficial. Parece ser uno de los puntos que ambos tienen en común. Para la derecha hablar de pueblos indígenas y autonomías es solo un “engaño progresista” que atenta contra la unidad del país, mientras que para la izquierda oficialista los temas que llaman “progresistas” son superficiales y ocultan la verdadera lucha, la madre. de las luchas, que es la lucha de clases. En las plataformas digitales incluso ha habido quienes comentan que los “progresistas” son unos tibios cobardes que no se atreven a probar corrientes más fuertes como el comunismo.

Más allá de la anécdota, creo que “progres” comenzó a usarse para calificar a quienes defienden los derechos civiles y la diversidad en un sentido amplio, sin tomar posiciones claramente antineoliberales o anticapitalistas en el ámbito económico, pero se ha extendido peligrosamente a insultar posiciones de izquierda que no son las oficiales. Lo que comenzó como una crítica al hecho de que muchas versiones del progresismo consideran compatible la lucha por los derechos civiles con los intereses del mercado, terminó como una herramienta léxica de la izquierda en el poder para descalificar a las personas críticas oa los movimientos sociales. Lo que en ciertas ocasiones no deja de asombrarme es que precisamente se acusa de “progresista” a personas y luchas que han hecho una lectura crítica del progresismo e incluso de la misma palabra “progreso”. La audacia, entonces. El hecho de que esto suceda muestra cuán rotas están las posibilidades de diálogo entre la izquierda en el poder y la diversidad de izquierdas y movimientos que no son de derecha.

A lo largo de los años me he ido dando cuenta de que, muchas veces, podemos tener poca influencia en la forma en que somos clasificados continuamente. Los procesos a través de los cuales nombramos el mundo, las personas y los elementos de la realidad crean lentes muy específicos que nos ayudan a observar y categorizar la realidad y nuestras ideas sobre ella. Por ejemplo, dices “indio” (porque te equivocaste al pensar que habías llegado al territorio donde abunda la cúrcuma en lugar de llegar a este continente) y creas una categoría en la que quedan atrapados un gran número de pueblos radicalmente distintos. quienes tampoco sospechaban que ahora ya están clasificados como indios.

Siglos después, una persona viaja al vecino país del norte y los anteojos (marca Cristóbal Colón) que siempre se habían leído como “indios” en México, dejan de ser funcionales en el nuevo contexto y, en su lugar, se activan otros anteojos que ahora lee a esta persona como latinx. Es la misma persona, son las gafas las que han cambiado. El peligro de usar siempre las mismas lentes conceptuales y no alternarlas es que, probablemente, una de ellas se quede tan pegada a la pupila que ya no te permita ver otras diferencias y diversidades.

Este peligro se hace real, sobre todo, en el debate de posiciones políticas. La polarización de la opinión pública surge en gran medida porque no alternamos nuestros propios lentes y dejamos de hilar las ideas lo más finamente posible mientras clasificamos a diestro y siniestro a nuestros adversarios. Es más fácil golpear a los emisarios que sentarse a escuchar y analizar sus mensajes. Es más fácil clasificar a alguien como “liberal” y leer sus opiniones desde esa perspectiva que realmente sentarse y tener una conversación. Y conversaciones urgentes, las tenemos en este país y en este mundo.

Suscríbete aquí a Boletin informativo de EL PAÍS México y recibe toda la información clave de la actualidad de este país

Sigue leyendo