• dom. Jul 14th, 2024

“El Futbolista” declara sobre supuesta complicidad de la Policía Federal de México con el Cártel de Sinaloa

porConfidencial de México

Ene 25, 2023
“El Futbolista” declara sobre supuesta complicidad de la Policía Federal de México con el Cártel de Sinaloa

(CNN Español) — Otro testigo de la Fiscalía en el juicio contra Genaro García Luna, exsecretario de Seguridad Pública de México, declaró este miércoles sobre la supuesta complicidad de la extinta Policía Federal mexicana con el Cártel de Sinaloa. Este es el tercer día de testimonios en el juicio por narcotráfico que se lleva a cabo en Nueva York contra el exfuncionario.

El narcotraficante Tirso Martínez, alias “El Futbolista” —condenado en Estados Unidos en 2020—, concentró su testimonio en los años 2001 a 2003, cuando García Luna era director de la hoy disuelta Agencia Federal de Investigaciones (AFI). Las tareas y agentes de la Policía Federal, por su parte, se incorporaron a la actual Guardia Nacional. Martínez es conocido como “El Futbolista” por haber sido dueño de los equipos Gallos Blancos, de Querétaro, y Los Freseros, de Irapuato, en el estado de Guanajuato.

Martínez reconoció que nunca entregó sobornos directamente a García Luna, pero dijo que sí realizó pagos de entre US$100.000 a US$200.000 a otros policías para proteger cargamentos de cocaína que importaba en lanchas rápidas de Colombia a México, para luego traficarla a los Estados Unidos. .UU.

Posteriormente, describió tres conversaciones que dice haber tenido con Vicente Carrillo y otros integrantes del Cártel de Sinaloa. Martínez aseguró que estaba nervioso por el transporte de cocaína a EE.UU., pero que Carrillo y los demás le dijeron que no se preocupara porque Ismael “El Mayo” Zambada, líder del Cártel de Sinaloa, tenía “todo arreglado” con las autoridades de México en ” todos los niveles”. Incluso citó una conversación con Carrillo en la que le habría dicho: “No te asustes, cabrón. Mi padrino (El Mayo) lo tiene todo arreglado”.

Este miércoles, un expolicía de Chicago, dos agentes de la Administración para el Control de Drogas (DEA) y un agente de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos también testificaron para discutir tres grandes incautaciones de cocaína. 2003: dos en Nueva York y uno en Chicago. Martínez también se refirió a esos decomisos, diciendo que eran drogas que él había enviado a Estados Unidos y que pertenecían al Chapo y Mayo. Agregó que después de cada decomiso, los jefes reaccionaron con mucho enojo. Y que a partir del tercero dejó de transportar droga a EE.UU. por vía férrea, a pesar de la presión que —dice— sentía por parte de El Chapo, El Mayo y Carrillo para continuar.

En el contrainterrogatorio, la defensa de García Luna se centró en gran medida en los beneficios que ha recibido Martínez por cooperar con el gobierno de Estados Unidos y testificar tanto en el juicio del Chapo Guzmán como en este.

Martínez había indicado que la Fiscalía presentó una carta al juez tras su testimonio en el juicio contra El Chapo recomendando una reducción de su pena. Enfrentó de 10 años a cadena perpetua. En 2020 fue condenado a siete años de cárcel (84 meses), incluidos los cuatro que ya había cumplido. Fue puesto en libertad el 3 de diciembre de 2021.

En esa carta, la Fiscalía mencionó la cooperación de Martínez en el caso contra García Luna y que él también sigue en Estados Unidos bajo acción diferida mientras recibe ayuda del Gobierno para obtener una visa que le permita residir permanentemente en Estados Unidos. .

García Luna enfrenta varios cargos de participación en una empresa criminal en curso y conspiración para obtener, importar y distribuir miles de kilogramos de cocaína en los EE. UU., además de presuntamente hacer declaraciones falsas a funcionarios de inmigración de los EE. UU. El exfuncionario se declara inocente de todos los cargos.

Durante el contrainterrogatorio, García Luna prestó mucha atención a las preguntas de su abogado ya las respuestas del testigo, girando la cabeza en dirección a su abogado defensor y luego de vuelta a Martínez cuando respondió. Durante el interrogatorio de la Fiscalía, a veces miraba fijamente al testigo y tomaba algunas notas. La esposa de García Luna acudió nuevamente al recinto; la saludó colocándole la mano en el pecho cuando ella entró en la habitación.