• vie. Jun 21st, 2024

En defensa de un museo lleno de brío y de su admirable director

porConfidencial de México

Feb 2, 2023
En defensa de un museo lleno de brío y de su admirable director

Me aterran las críticas y el intento de dañar la imagen del Museo Reina Sofía de Madrid durante la gestión de Manuel Borja. Me asombra y decepciona el mal humor contra un director que ha luchado por integrar el arte y el pensamiento latinoamericano en el panorama español y con ello, sin duda, ampliar este último para transformarlo en el inmenso universo de lo hispanoamericano en la contemporaneidad. historia. De este esfuerzo nos hemos beneficiado todos, tanto España como las sociedades del otro lado del mar, habitadas por tantos españoles tras la huida del autoritarismo en lo que llamamos “el exilio español” y por tantos emigrantes que buscaron durante décadas una vida mejor en esos costos.

Manuel Borja vio, percibió esa unidad artística, filosófica y política y transformó a la Reina en el espacio en el que esa unidad pudiera estar presente para inscribirse, representarse y adquirir visibilidad en su contemporaneidad, con gran vitalidad en el presente. El Reina Sofía se convirtió hoy en un lugar para ser visitado, para sentirse vivo y activo. Un lugar de participación e identificación colectiva de diversas generaciones del vasto continente de la lengua española.

Esta línea de trabajo es de enorme importancia, como comprobé cuando fui invitado en 2019 al Museo Pompidou de París para exponer, ante los directores de los museos más prestigiosos de Europa, el asombroso tema de cómo afecta y perjudica el eurocentrismo. museos europeos. Seguramente fui invitado por mi colaboración con el Reina Sofía, ya que este museo español fue y es visto como un faro, una luz en el camino, una estrella guía para salir de la monotonía y el hastío museográfico que asola las salas de exposiciones del museos de Europa, donde hay poco nuevo que decir, casi nada nuevo que enseñar. Manuel Borja logró imaginar otra cosa para la preciosa Reina y se percibe y se entiende que España tuvo la grandeza de permitírselo. Que esa grandeza no se pierda por minúsculos intereses partidistas. Sería una pena que este raro e inspirador faro español se apagara.

Germán Labrador, profesor del Departamento de Español y Portugués de la Universidad de Princeton y director de Actividades Públicas del Museo Reina Sofía, resume algunos de los méritos más destacables de la gestión de Borja: “Bajo su dirección, más de 250 exposiciones y dos presentaciones de la exposición permanente colección, caracterizada entre muchas otras cosas por una mirada curiosa y compleja sobre el arte y las demandas de las sociedades latinoamericanas. Borja y su equipo han entendido y operacionalizado el museo como una cámara de eco, una máquina de relatos que cuestiona la violencia y da voz a las demandas de la gente. Ha impulsado toda una línea de trabajo sobre los exiliados españoles de 1939. Y es muy destacable la articulación de redes internacionales, en particular el entramado de “Conceptualismos del Sur”, con el que recientemente se ha propuesto la exposición. giro gráfico, dedicado al activismo ciudadano y artístico frente al avance de la ultraderecha global en América Latina. Esta dimensión sensible, crítica y decolonial ha marcado la actividad del museo en los últimos años, como lo demuestra la memorable exposición Principio de Potosí —un repaso en profundidad a la memoria colonial española— o la propia creación de la silla Aníbal Quijano. La experimentación permanente con otras formas de institucionalidad, otras prácticas artísticas y curatoriales, así como el carácter poroso, participativo, crítico y situado de la institución, ha dado forma a propuestas tan abrumadoras como el “Museo Situado”, la red de barrios del museo, una verdadera altavoz de conflictos y tejido de ayuda y escucha comunitaria. La creación de un Centro de Estudios, que alberga programas de formación y líneas de investigación propias, la ampliación de la colección con la adquisición del Archivo Lafuente, la reciente presentación del “Digital del Reina”, el estudio, activación y circulación de Guernica y sus imágenes son solo algunas de las muchas iniciativas que el equipo humano del museo, bajo esta dirección, ha llevado a cabo incansablemente.

Suscríbete aquí a Boletin informativo de EL PAÍS México y recibe toda la información clave de la actualidad de este país