• mié. Jul 17th, 2024

Genaro García Luna, culpables: nervios, tensión y lágrimas tras un fallo histórico

porConfidencial de México

Feb 22, 2023
Genaro García Luna, culpables: nervios, tensión y lágrimas tras un fallo histórico

Genaro García Luna estaba molesto. Nunca se había visto tan nervioso en el juicio. A las puertas del momento que lo definiría todo, ya no había lugar para las apariencias. El imputado ingresó escoltado por dos guardias luego de esperar casi seis horas a que se decidiera su destino. Como ante cada audiencia, envió besos a sus dos hijos y a su mujer, Cristina Pereyra. Esta vez, el ritual fue mucho más corto. Nadie sabía lo que iba a pasar excepto 12 neoyorquinos que, hasta hace poco más de un mes, nunca habían oído hablar del Secretario de Seguridad Pública de Felipe Calderón, el artífice de la guerra contra las drogas, el superpolicía ambicioso, todopoderoso y temido. El exfuncionario se aferró a la duda razonable y recibió un veredicto aplastante. Fue declarado culpable de los cinco delitos en su contra. Un fracaso histórico.

Conspiración para la distribución internacional de cocaína. Conspiración para distribuir y poseer cocaína. Conspiración para importar cocaína. Delincuencia organizada en la modalidad de pertenencia a empresa criminal continua. Dar declaraciones falsas a las autoridades estadounidenses en su solicitud de naturalización. “Culpable”, dijo el juez Brian Cogan cinco veces mientras leía cada cargo en el veredicto. Cogan nunca azotó el mazo como en las películas, pero cada palabra martillaba la leyenda del arquitecto de la guerra contra las drogas y desenterró a un policía desarmado de 54 años. Estados Unidos, el país que lo veía como un socio acérrimo y un héroe digno de condecoraciones, lo iba hundiendo para acercarlo cada vez más a la posibilidad de pasar el resto de su vida en prisión.

El fracaso llegó en el momento menos esperado. No hay fase más impredecible de un juicio que las deliberaciones del jurado. Los periodistas montaron guardia pasada la medianoche del día anterior, sin ninguna certeza de lo que iba a pasar, en medio de la lluvia a media mañana y sin ningún acto reseñable la mañana del martes. Los abogados de ambas partes hablaron de cosas anodinas e irrelevantes. Y los familiares del acusado vivieron su calvario en privado por primera vez en más de un mes que consumió el juicio. Todo cambió cuando llegó un anuncio del jurado alrededor de las dos y media de la tarde. Hubo un veredicto.

En una ilustración, el jurado que condenó a García Luna el 21 de febrero en Nueva York.
En una ilustración, el jurado que condenó a García Luna el 21 de febrero en Nueva York.JANE ROSENBERG (REUTERS)

En ese momento, no había lugar para las apariencias ni para las estrategias. Genaro García, el hijo mayor del exfuncionario, cerró los ojos y movió la cabeza de un lado a otro. Su hermana, Luna, también estaba nerviosa. Cristina Pereyra, su madre, se quedó mirando al vacío. Todos estaban nerviosos, emocionados, impacientes. De repente, se hizo un silencio total. Solo se escuchó cuando los asistentes de Cogan llamaron a la puerta, como tantas otras veces, para anunciar que el juez estaba listo para entrar a la sala y que todos debían levantarse. charla, charla, charla. “¿Hay alguna razón por la que no se deba emitir este veredicto?” se preguntó a las partes. “No, su señoría”. Dos minutos después, se volvieron a escuchar los golpes en la madera para anunciar la entrada de los 12 miembros del jurado y sus seis suplentes. Todos se levantaron automáticamente.

Los jurados ocuparon sus asientos casi dramáticamente y luego entregaron la hoja del veredicto. Cogan leyó el documento y luego pidió a la fiscalía ya la defensa que subieran al estrado. La incertidumbre se apoderó de todo una vez más. Hubo un error en el papel que condensaba las cuatro semanas de declaraciones que sacudieron a México y los tres días de deliberaciones que lo mantuvieron en vilo. Todos los 3.000 kilómetros de la frontera, probablemente sin que los protagonistas, los 12 miembros anónimos del panel, lo supieran. A los dos minutos de su llegada, los miembros del jurado tuvieron que retirarse nuevamente. Un imprevisto para sumar al nerviosismo: se olvidaron de marcar la casilla de culpable en uno de los cargos.

Pero la decisión estaba tomada y los ciudadanos regresaron en unos segundos que se hicieron larguísimos y en los que nadie pudo salir de la sala. Cogan comenzó con el segundo cargo: conspiración para distribuir cocaína internacionalmente. “No podía creer lo que estaba pasando”, confiesa Anabel Hernández, la periodista que sigue la sombra de García Luna desde hace más de 17 años y que tuvo que abandonar su país en 2014 tras denunciar amenazas de muerte del exfuncionario ante los tribunales y en Cadena nacional. Hubo lágrimas de varias personas, contenidas y manifiestas, de rabia y emoción. Hubo jurados que estaban visiblemente conmocionados y otros que no se conmovieron. El juicio había terminado.

Antes de ser sacado de la habitación, García Luna volteó a ver a su familia por última vez. Él asintió y trató de decirles que iba a estar bien. Además de condenarlo, el jurado le concedió todas las agravantes solicitadas por la Fiscalía. La defensa perdió cada una de las batallas. Todo sucedió en 20 minutos.

La fiscal auxiliar Saritha Komatireddy abandona el juzgado tras conocerse el veredicto que declaró culpable a García Luna, este martes.
La fiscal auxiliar Saritha Komatireddy abandona el juzgado tras conocerse el veredicto que declaró culpable a García Luna, este martes.KENA BETANCUR (AFP)

Antes de despedirse, Cogan agradeció al jurado su trabajo. “Pocos países hacen esto, pero nosotros sí. Lo hacemos porque confiamos en ustedes, confiamos en su sentido común”, dijo el juez sobre la decisión de dejar la decisión a 12 ciudadanos. No hay jurados al otro lado de la frontera. Y aun así, los mexicanos volvieron a seguir al pie de la letra lo que pasaba en Nueva York: como pasó con Joaquín El Chapo Guzmán hace cuatro años, meses antes de que arrestaran a García Luna.

Los protagonistas se retiraron y los periodistas corrieron, disparados para dar la noticia cuanto antes. Escribieron, hablaron y ocultaron sus ojeras ante las cámaras. Formaron un avispero en torno a los abogados defensores, prácticamente obligados a hablar a pesar de la derrota. Un puñado de manifestantes desafió la lluvia con pancartas, tamales y atole.

Los fiscales se retiraron discretamente, mientras el Departamento de Justicia lanzaba un último bombazo: “García Luna vivirá el resto de sus días como un traidor a su país”. El exjefe de Seguridad Pública del país colaboró ​​con el Cártel de Sinaloa a cambio de sobornos millonarios. La sentencia está programada para el 27 de junio.

Suscríbete aquí hacia Boletin informativo de EL PAÍS México y recibe toda la información clave de la actualidad de este país