• sáb. May 18th, 2024

La DEA despide a su director en México por sus vínculos con abogados narcotraficantes

porConfidencial de México

Ene 29, 2023
La DEA despide a su director en México por sus vínculos con abogados narcotraficantes
Dos agentes de la DEA, durante un operativo en Centroamérica.ORLANDO SIERRA (AFP)

La Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA) despidió el año pasado a su director en México, Nicholas Palmeri, por sus vínculos con varios abogados que defienden a narcotraficantes. El despido se produjo en marzo de 2022, pero no se había hecho público hasta ahora, fruto de una investigación de Prensa asociada (AP) Y El Correo de Washington. La semana pasada, el Departamento de Justicia ya había anunciado otra investigación de su oficina de asuntos internos contra Palmieri por “uso de fondos antidrogas para fines inapropiados”. La destitución del director de una de las oficinas más importantes de la agencia, que también cubre Canadá y Centroamérica, también se dio en un momento particularmente delicado en la relación entre la DEA y el gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Palmieri, de 52 años, llegó al cargo a principios de 2020 tras pasar por la policía de Nueva York y la oficina de la DEA en Guadalajara. Según informes confidenciales citados por Pensilvania, el agente tenía contactos con varios abogados de drogas de Miami que violaron los códigos internos de la agencia. “Un conocido abogado recibió a Palmeri y su esposa nacida en México durante dos días en su casa en los Cayos de Florida, un viaje que, según la DEA, no tuvo un propósito laboral útil y violó las reglas que rigen las interacciones con los abogados, que están diseñadas para evitar incluso dar la apariencia de maldad”

En el marco de la investigación interna, Palmeri habría reconocido a los investigadores el encuentro con el abogado en febrero de 2021, justificando que su esposa trabajaba como traductora para otro abogado con el mismo perfil. El propósito del viaje a Miami utilizado por el agente habría sido “interrogar” a una fuente confidencial. Palmeri llegó con su esposa y una botella de vino, según el informe interno. “El encuentro tuvo la apariencia de una interacción social con una fuente confidencial”, consta en el expediente citado por Pensilvania“y no hubo documentación oficial de la DEA sobre el asunto del interrogatorio, ambas violaciones de la política interna”.

El expediente abierto al agente llevó a su traslado a Washington en mayo de 2021, dejando sin cabeza a la oficina de la Ciudad de México en un momento crítico en la relación con el gobierno mexicano. Solo un mes antes, López Obrador había decidido cerrar la unidad élite de investigación de drogas de la policía mexicana, que durante más de 25 años trabajó mano a mano con su homólogo estadounidense. El archivamiento del grupo antinarcóticos, que compartió información confidencial con la DEA y que participó en operativos claves como la detención de El Chapo Guzmán, se conoció a fines de abril por información de la agencia Reuters pero la decisión fue tomada hace más de un año. El presidente mexicano defendió su decisión acusando al grupo que trabajaba con la DEA de “fabricar crímenes”, “estar infiltrados por el crimen” y “hacer lo que querían”.

La supuesta libertad de circulación en territorio mexicano fue el mismo argumento utilizado por López Obrador dos años antes para frenar la actividad dentro del país de los servicios de inteligencia extranjeros. Una medida especialmente centrada en los agentes estadounidenses y que fue uno de los primeros focos de tensión con el vecino del norte en plena transición, entonces, con el Gobierno de Joe Biden.

Últimamente, los escándalos rodean a la DEA. En 2020, uno de sus agentes fue condenado a 12 años de prisión por lavado de dinero de carteles colombianos. Un juez federal también dictaminó que el agente desvió más de $9 millones del presupuesto destinado a operaciones encubiertas para la compra personal de autos de lujo, viajes y fiestas.

Además del caso con los abogados, la segunda investigación interna a Palmeri también certificó el desvío de fondos para “usos inapropiados”, como pagar viajes e incluso su propia fiesta de cumpleaños. contactado por el poste de washington, el ya exdirector de la DEA en México declaró que su salida se debió a “una narrativa mal ejecutada para sacarme del cargo”, además de aclarar que no fue despedido sino “obligado a retirarse”. La posición oficial de la DEA, también obtenida por la publicarse ha centrado en destacar que “cuando un trabajador no cumple con los códigos y normas internas, el organismo actúa de forma drástica, ya que en este paso, destituye al trabajador”.

Suscríbete aquí a Boletin informativo de EL PAÍS México y recibe toda la información clave de la actualidad de este país