• dom. Feb 25th, 2024

La violencia desangra Jerez mientras el alcalde canta narcocorridos en el Carnaval

porConfidencial de México

Feb 19, 2023
La violencia desangra Jerez mientras el alcalde canta narcocorridos en el Carnaval

El pueblo de Jerez, en el maltrecho estado de Zacatecas, no descansa. En la misma semana, los noticieros reportaron varias desapariciones, asaltos a mano armada a viviendas, que fueron incendiadas y sus habitantes secuestrados, manifestaciones de la población para exigir que busquen a las desaparecidas, niñas que se negaron a presentarse como reinas del carnaval en solidaridad. con los que sufren. No es de extrañar que en este escenario de fuego y horror, el protagonista mediático sea el alcalde, José Humberto Salazar Contreras, quien se ha negado a suspender los festejos para no violar las tradiciones y ha comenzado a cantar en público un narcocorrido en honor de uno de los capos de la droga más sanguinarios de México, El Chapo Guzmán.

Aparece el presidente municipal, sonriente bajo el sombrero dorado de una tuba, entonando torpemente un canto a mayor gloria del narcotráfico, mientras los ciudadanos inician otra protesta callejera para exigir a las autoridades municipales el cese de la violencia en el pueblo, que en el Con el paso del año ya son 16 las personas desaparecidas, según informan medios locales. El jueves pasado se escucharon ráfagas de armas de fuego en la colonia Centro, donde un grupo de hombres armados acribillaron una vivienda. Y solo unos días antes, 11 personas desaparecieron repentinamente cuando salían de un bar.

Una mujer, Sofía Ceballos, ha puesto nombre a la protesta. Es madre de una de las jóvenes desaparecidas, madre ella misma, de quien no se tiene noticia y que es buscada desesperadamente porque sus condiciones de salud son delicadas. Tampoco se sabe nada de otros hombres y mujeres jóvenes. Tal es la situación, que las aspirantes a reinas de belleza en estas fiestas han llevado a cabo un gesto digno de repetirse: han renunciado a participar en el certamen como protesta y en solidaridad con una juventud agredida sin que nadie se lo impida. Diana Pereyra lo cuenta en su Facebook: “Me retiro para mostrar empatía y respeto por lo que está pasando, que duele a muchas familias […] Un concurso de belleza no solo va a dar una cara bonita, sino a demostrar lo que es ser una reina completa, llena de valores, […] Con mucho gusto me retiro del concurso, estoy aquí para alzar la voz por todos los que faltan”.

El desfile de Carnaval, en el que iban a participar 23 organizaciones, también fue cancelado, informa Sol de Zacatecas, y ha sido reemplazado por una marcha por la paz este domingo. La banda musical La Auténtica se sumó a la protesta y anunció que no participará en La Jerezada, actividad relacionada con la tauromaquia. Lo hacen por “solidaridad y empatía por los hechos ocurridos en nuestro Jerez”. Así que, el único que parece disfrutar de estas fiestas, por ahora, es el alcalde y algunos de sus amigos. El presidente municipal llegó al poder bajo las siglas de PT, Los Verdes, Morena y Panal.

La violencia que azota a México tiene algunas de sus mayores manifestaciones en los pueblos. Los expertos siempre mencionan la recurrente colusión de intereses entre los propios presidentes municipales y los grupos del crimen organizado, cuando no son miembros de este último los que acceden directamente al poder, en connivencia, además, con las fuerzas policiales, en muchos casos. En circunstancias como esta, la lucha contra el crimen se vuelve complicada.

Jerez de García Salinas es solo uno más de los pueblos de Zacatecas que cada día se enfrenta a la cara más cruel de la violencia. El Estado reporta algunos de los episodios más truculentos con los que el narco ensangrienta al país. Cadáveres esparcidos por las calles, jóvenes asesinados que amanecen colgados de puentes a la vista de todos, revoltijos de carne humana descubiertos en una bodega, todo un catálogo de horrores que han convertido a la entidad en una de las más peligrosas de México. Jerez ha sido declarado Pueblo Mágico, el sello con el que el país distingue a los pueblos más bellos y tradicionales, un atractivo turístico de primer orden. Este año, quien quiera echar un vistazo a las fiestas de Jerez se encontrará con que la localidad se ha convertido en un auténtico carnaval de violencia que asusta a sus ciudadanos mientras el alcalde se mueve al ritmo de los narcocorridos.

Suscríbete aquí hacia Boletin informativo de EL PAÍS México y recibe toda la información clave de la actualidad de este país