• mié. Jul 17th, 2024

“Lobo” Valencia dice que le pagó sobornos por más de US$10 millones

porConfidencial de México

Ene 30, 2023
“Lobo” Valencia dice que le pagó sobornos por más de US millones

(CNN Español) — En la segunda semana del juicio que enfrenta en Nueva York Genaro García Luna, exsecretario de Seguridad Pública de México, por narcotráfico, la Fiscalía llamó este lunes a un nuevo testigo, Óscar Nava Valencia, alias “Lobo” o “Lobo Valencia”. ”.

Nava Valencia, considerado por las autoridades mexicanas como exlíder del Cártel del Milenio, declaró que pagó a García Luna más de 10 millones de dólares para obtener mayor control y seguridad sobre los cargamentos de cocaína que transportaba desde Colombia, Venezuela, Ecuador y Bolivia . para importar a los Estados Unidos.

García Luna enfrenta varios cargos de participación en una empresa criminal en curso y conspiración para obtener, importar y distribuir miles de kilogramos de cocaína en los EE. UU., además de presuntamente hacer declaraciones falsas a funcionarios de inmigración de los EE. UU. El exfuncionario se declaró inocente de todos los cargos. Este lunes, su defensa intentó deslegitimar la validez de Nava Valencia como testigo.

El nuevo testigo de la Fiscalía del Distrito Este de Nueva York dijo que el primer pago que supuestamente le hizo a García Luna fue en 2006 cuando aportó US$2.5 millones a una recaudación que hicieron los líderes del Cártel de Sinaloa y otras facciones para el entonces funcionario mexicano.

Nava Valencia declaró que Arturo Beltrán Leyva y otros le hablaron de este pago para tener más “control y seguridad”. A cambio, aseguró que recibieron protección para mover drogas e información destinada a atacar a sus rivales.

Nava Valencia informó que en ese momento tenía una fuerte rivalidad con la ‘Familia Michoacana’. Dijo que había visto a García Luna en dos ocasiones. La primera vez cuando tuvieron un problema con un cargamento en el puerto de Manzanillo, Colima, ocasión en la que, según él, el exfuncionario les habría ayudado con información para solucionarlo, y la segunda vez fue cuando dijo que llegó a un acuerdo con el propio García. Luna.

En su testimonio, Nava Valencia afirmó que incluso sobornó a funcionarios del gobierno federal, estatal y municipal, así como a policías viales y políticos. Señaló que Beltrán Leyva le dijo que le dio dinero en efectivo a García Luna y otros funcionarios del gobierno mexicano a cambio de su ayuda y protección.

Testigo detalla supuestos encuentros con García Luna

Nava Valencia describió las dos reuniones que aseguró haber tenido con García Luna. La primera en 2007 tras el decomiso de más de 20 toneladas de cocaína en el puerto de Manzanillo, en el Océano Pacífico. Unas 10 toneladas pertenecían a “Lobo” y otras 10 a Beltrán Leyva, dijo. La cocaína, señaló, había sido enviada en contenedores en un barco desde Colombia.

La Marina estaba en el puerto, dijo Nava Valencia, cuando la droga llegó a Manzanillo y estaban bajando y revisando los contenedores. Esto, aseguró, preocupó a Nava Valencia y Beltrán Leyva, quienes intentaron buscar alternativas para recuperar la droga, como cambiarla por otro contenedor o esconderla, pero no lo lograron.

Ante esto, asegura que Beltrán Leyva le dijo a Nava Valencia que había hablado con “los egresados”, refiriéndose a García Luna y otros altos funcionarios del Gobierno, y que no se preocuparan porque todo se iba a manejar desde la capital.

Beltrán Leyva le informó que debían pagarle a “los egresados” unos US$10 millones. De ellos, US$ 5 millones por adelantado y el resto cuando se liberaron los contenedores. Hicieron el pago inicial. Sin embargo, la Armada, con información brindada por EE.UU., logró incautar los contenedores y luego supo que la droga había sido incinerada.

Un mes después del decomiso, según ese comunicado, Arturo Beltrán Leyva convocó a varias personas a una casa de campo cerca de Cuernavaca para hablar sobre lo sucedido en Manzanillo.

Nava Valencia informó que acudió con un hermano y una pareja y que en el inmueble estaban los hermanos Arturo y Héctor Beltrán Leyva, así como Edgar Valdez Villarreal “La Barbie”, así como personal de seguridad dentro y fuera de la vivienda.

Lobo dijo que, estando allí, llegaron varios camiones y se bajaron tres personas. Uno de ellos, según él, era el entonces secretario de Seguridad. Dijo que estaban en la terraza de la casa y que Arturo Beltrán Leyva le dijo: “Compadre, te presento a Genaro García Luna”. Dijo que estaba vestido con traje y corbata y que se sentó a su lado.

Al hablar del decomiso en Manzanillo, según Nava Valencia, García Luna señaló que no pudo liberar los contenedores porque los colombianos alertaron al gobierno de Estados Unidos sobre el cargamento de droga que venía de ese país, y que ya estaban trabajando con los Armada. .

Dijo que García Luna se comprometió a enviarles el informe enviado desde Colombia sobre ese envío.

El segundo encuentro con García Luna, dijo Nava Valencia, habría ocurrido en 2008 tras la detención de Alfredo Beltrán Leyva y la guerra que se desató entre los cárteles de Sinaloa y los Beltrán Leyva. La desconfianza comenzaba a crecer y Arturo Beltrán Leyva había dicho que quien no estaba con él estaba contra él.

Nava Valencia declaró que estaba más cerca de Arturo Beltrán Leyva que de Joaquín “El Chapo” Guzmán, pero esa relación se rompió tras la disolución del cártel y porque prefirió no involucrarse ni tomar partido.

Por ese cargo, Nava Valencia denunció que Arturo Beltrán Leyva lo mandó secuestrar y que tuvo que pagar US$5 millones para ser liberado. Luego de ese incidente, terminó la relación con Arturo Beltrán Leyva y decidió aliarse con El Chapo, “El Mayo Zambada” y “Rey Zambada”, entre otros.

Juicio a García Luna recuerda entrada ilegal de armas a México 4:46

Por eso, les advirtieron que Arturo Beltrán Leyva “les iba a dar todo” por lo que debían hacer mejores arreglos. Sabían que a raíz de la guerra se generarían más investigaciones y operativos en su contra porque los rivales darían información a las autoridades.

Lobo Valencia declaró que posteriormente contactó a un colaborador de García Luna, Luis Cárdenas Palomino, quien en ese momento se desempeñaba como coordinador de inteligencia policial y quien fue detenido en México el 4 de julio de 2021 por la presunta comisión del delito de tortura. contra presuntos secuestradores en 2012, para concertar una reunión con García Luna.

En el mismo caso en el que se acusa a García Luna, en 2020 el Departamento de Justicia de EE.UU. acusó a Cárdenas de tres cargos de conspiración para traficar cocaína. CNN trata de determinar su reacción ante testigos que lo mencionan en el caso contra García Luna.

Para acceder a esa reunión, Nava Valencia dijo que tuvo que pagar US$500.000 por adelantado. La supuesta reunión, dijo Lobo, tuvo lugar en Guadalajara a mediados de 2008, en las oficinas del segundo piso de un lavado de autos propiedad de un amigo apodado “Pilo”. Lobo dice que vio llegar al entonces secretario, nuevamente de traje, con Cárdenas Palomino. Dijo que en esa reunión García Luna pidió US$3 millones y que en ese momento le pagaron US$2.5 millones para completar los US$500,000 que ya le habían dado por adelantado.

Nava Valencia declaró que García Luna le aseguró que estaba de su lado y que a partir de ese momento tendría intermediarios disponibles para comunicarse con él para cualquier cosa.

Nava Valencia fue arrestado en octubre de 2009 en Guadalajara, Jalisco, y sentenciado a 25 años de prisión en 2014 por un juez federal en Houston, Texas, por participar en un intento de contrabando de más de tres toneladas de cocaína de Panamá a Estados Unidos. EE.UU

Admitió que importó más de 100 kilos de cocaína a EE. UU. y que estuvo involucrado en varios actos de violencia como líder del cartel, incluida la orden de matar a más de 100 personas.

El turno de la defensa

Por su parte, el abogado de García Luna atacó la credibilidad de Nava Valencia como testigo.

Florián Miedel le recordó a Nava Valencia, y así lo confirmó, que tras ser extraditado a Estados Unidos en 2011, comenzó a cooperar con el gobierno y tuvo decenas de reuniones con fiscales y otros funcionarios para brindarles información.

Nava Valencia, alias “Lobo”, admitió ante el defensor que en esas reuniones nunca mencionó el nombre de Genaro García Luna antes de 2020. Y que fue recién después de su detención que comenzó a hablar de los pagos que supuestamente le hacían.

Nava Valencia también reconoció que en esos interrogatorios con las autoridades estadounidenses anteriores a 2020 tampoco había mencionado el nombre de Luis Cárdenas Palomino. Incluso, según el abogado defensor, en 2013 le mostraron una foto de Cárdenas Palomino y ella admitió que no lo reconoció.

Nava Valencia respondió que en aquellas reuniones en las que comenzó a cooperar con el gobierno estadounidense, el tema de la corrupción no se trató en profundidad sino superficialmente. Sin embargo, el abogado defensor le recordó que durante esas sesiones nombró a otros funcionarios y policías supuestamente corruptos, incluido el entonces secretario de Defensa de México, Guillermo Galván Galván, quien habría sido sobornado para liberar al narcotraficante Mario Acosta, alias “Chaparro”. .

Nava Valencia también admitió que el 14 de diciembre de 2022, durante otra reunión con fiscales estadounidenses, dijo que había mentido antes y que nunca había conocido a García Luna. Luego, la testigo explicó que se retractó de sus declaraciones anteriores por miedo. Dijo que temía por su familia en México si volvía a declarar y que no quería volver a meterse “en el ojo del huracán”. Lobo Valencia dijo que anteriormente había sido amenazado en México y que hubo ataques contra su familia.

En sus argumentos en contra de la credibilidad del testigo, la defensa de García Luna también destacó los antecedentes penales de Nava Valencia, quien dijo ordenó la muerte de cientos de personas, torturó a presuntos miembros de otros cárteles y participó directamente en actos de tortura.

Además, el letrado reiteró que bajo su convenio de colaboración Nava Valencia recibió una rebaja de su condena original de 25 años de prisión a 16 años y medio y que podría recibir otra rebaja en su condena por declarar en este juicio.