• mié. Jul 17th, 2024

Soy descendiente de un traficante de esclavos y quiero hacer algo al respecto | Opinión

porConfidencial de México

Jul 15, 2023
Soy descendiente de un traficante de esclavos y quiero hacer algo al respecto |  Opinión

Gracias a la creciente información genealógica disponible en Internet, descubrí que soy descendiente directo de un traficante de esclavos.

Esta es la historia.

Durante la mayor parte de su período colonial, España subcontrató la esclavitud a otras potencias europeas. Para la Corona, la subcontratación era más fácil de administrar y también minimizaba el riesgo si algo salía mal. Este sistema, llamado Asiento, fue el dueño oficial de la trata de esclavos en las colonias hispanoamericanas. Pero después de 250 años, España decidió tomar el comercio de esclavos en sus propias manos para resolver una serie de crisis.

Tras muchas negociaciones, la Compañía Cádiz de Negros recibió el contrato que le otorgaba la exclusividad en el comercio de esclavos entre África y las colonias españolas en América. Fue una empresa española fundada en Cádiz en 1765 por un grupo de socios, entre ellos un italiano llamado Joseph Maria Enrile. Los registros muestran que su bisnieta, Antonio Vignau Martínez-Enrile, resulta ser mi tatarabuelo.

Como muchas otras personas de origen estadounidense, he sentido curiosidad por investigar los orígenes europeos de mi familia. Empecé entrevistando a mi abuela, quien me dio algunas pistas. A lo largo de 25 años he visitado numerosos archivos en España y América, y consultado muchos otros en línea. Poco a poco me he convertido en algo así como el historiador familiar no oficial, quizás el que más sabe de nuestras raíces.

Sin embargo, nunca antes había oído hablar de los Enriles o, para el caso, de los traficantes de esclavos en nuestro árbol genealógico. Empecé a preguntar entre mis familiares por si alguien sabía algo de este personaje. No. Nadie había oído nunca una historia así.

Nacido en Arenzano, en la República de Génova, Enrile y su hermano se trasladaron a Cádiz para hacer negocios, según la costumbre de la época. Eran comerciantes exitosos y, en la década de 1760, Enrile fue uno de los miembros fundadores de la compañía de esclavos.

Las cosas salieron mal desde el principio. Los comerciantes locales de África occidental no conocían a los nuevos traficantes y se mostraban reacios a hacer negocios con ellos. Aunque los gaditanos nunca dejaron de ir a África en busca de esclavos, tenían que comprar esclavos a empresas extranjeras presentes en el Caribe para revenderlos.

En términos comerciales, la empresa resultó ser más una promesa que una realidad. Hubo numerosos contratiempos que les impidieron alcanzar sus objetivos, las deudas se acumularon rápidamente y la mayoría de los socios se echaron atrás. Siendo el principal inversor de la empresa, Enrile asumió el cargo de Director Asociado en 1773.

Su hijo mayor, Gerónimo, fue una ayuda decisiva. Primero ocupó el cargo de Director del Asiento en La Habana, y luego el de representante de la Compañía Gaditana. Su trabajo consistía en organizar los envíos, llevar a los esclavos al mercado y venderlos a sus dueños finales o a minoristas que finalmente los revenderían dentro de las colonias.

Según los registros extraídos del Archivo General de Indias por el estudioso americanista Bibiano Torres (1929-2020), la Compañía de Negros de Cádiz introdujo en sus puertos americanos al menos 27.122 personas. Sus principales puntos de desembarco fueron Puerto Rico (en los primeros años), La Habana (durante los años de Enrile), Portobelo (Panamá) y, en menor medida, Cartagena (Colombia).

Según la ONU, las potencias europeas trasladaron a más de 15 millones de personas desde África a sus colonias americanas. Es cierto que, entre ellos, España no fue muy activa. Sin embargo, es escalofriante saber que los traficantes españoles desembarcaron entre 885,000 y 900.000 esclavos.

Además, considere a las personas que perdieron la vida durante ese largo viaje transatlántico llamado el Pasaje del Medio. Aunque existe un debate complejo en torno a las cifras exactas, Bibiano Torres estima que, en el caso de la Compañía Gaditana, un tercio murió en el trayecto.

Avance rápido hasta el año 2023. Si bien hoy podemos reconocer a muchos de los descendientes de antiguos esclavos simplemente por el color de su piel, es casi imposible distinguir a los descendientes de los traficantes de esclavos.

Así que doy un paso adelante -soy uno de ellos- y me pregunto cuál es nuestra responsabilidad.

Como ser humano me siento responsable de hacer todo lo posible para erradicar el racismo en cualquiera de sus formas. Como historiador aficionado me siento responsable de mantener viva la memoria y evitar el olvido. Y aunque no soy responsable de las acciones de Enrile, como su descendiente deseo ponerme a disposición de cualquier persona relacionada con el dolor indescriptible que los esclavistas infligieron a tantas familias y sus descendientes.

Tomando esto como punto de partida, me gustaría traer dos temas a la mesa.

En primer lugar, España debe darse prisa en su tarea histórica de abordar la esclavitud como un mecanismo decisivo de su sistema colonial y un realpolitik que explotó a personas y comunidades durante siglos.

Por ejemplo, el rey Carlos III creó el Marquesado de Casa Enrile en 1778 y concedió a Gerónimo Enrile el título de marqués “en atención a sus méritos y servicios (…) especialmente los que ha hecho en la administración y dirección de la fábrica jefe de el Real Asiento de Negros en La Habana, del que está a cargo”.

Que el Marquesado de Casa Enrile siga en activo demuestra que hace falta un esfuerzo más enérgico para atender las heridas provocadas por la esclavitud: La historia, el sentido común y la sensibilidad de nuestro tiempo claman al rey Felipe VI para que anule este título y cualquier otro. relacionado con la esclavitud.

Reconocer públicamente aquí los horrores que cometió Enrile es parte de mi esfuerzo, a título personal, para evitar que la Historia se repita. También es un intento de iniciar un proceso de reparación.

Quisiera puntualizarlo: aunque hoy en día parece poco probable ubicar a los descendientes exactos de las personas que Enrile envió al Caribe, si sus antepasados ​​fueron esclavos, los invito a que nos den la oportunidad de contarnos las historias que sus familiares pudo haberse conservado a lo largo del tiempo. Escríbeme a gdelag@gmail.com para iniciar un diálogo.

Quién sabe a dónde conducirá este esfuerzo transatlántico, pero apuesto a que sería peor no intentarlo.

Suscríbete aquí hacia Boletin informativo de EL PAÍS México y recibe toda la información clave de la actualidad de este país

Suscríbete para seguir leyendo

Leer sin limites