• vie. Jun 21st, 2024

Testigo en juicio contra Genaro García Luna admite que no lo conoce, no le pagó dinero, ni vio a alguien del Cártel de Sinaloa hacerlo

porConfidencial de México

Feb 2, 2023
Testigo en juicio contra Genaro García Luna admite que no lo conoce, no le pagó dinero, ni vio a alguien del Cártel de Sinaloa hacerlo

(CNN Español) — En una nueva audiencia del juicio que enfrenta en Nueva York Genaro García Luna, exsecretario de Seguridad Pública de México, la defensa tuvo la oportunidad de contrainterrogar este jueves a Harold Mauricio Poveda Ortega, alias “El Conejo”, ex colombiano Narcotraficante que este miércoles dijo haber trabajado para el Cártel de Sinaloa entre 2000 y 2009, muy cerca de Arturo Beltrán Leyva.

En respuesta a las preguntas de uno de los abogados de García Luna, Poveda dijo que nunca le dio dinero al exfuncionario, ni estuvo presente cuando supuestamente otra persona le pagó. Su testimonio ante el Fiscal del Distrito Este de Nueva York, reconoció el testigo, se basó en su experiencia dentro del cártel y en las declaraciones de otros miembros.

Además, Poveda agregó que no conoce a García Luna en persona y que solo lo ha visto por televisión. “Nunca te has sentado al lado de este hombre, ¿verdad?” le preguntó el abogado defensor César de Castro mientras señalaba con el dedo a García Luna. “Nunca”, respondió “El Conejo”.

En la audiencia de este miércoles, el testigo había dicho que su papel dentro del cártel era asegurar cargamentos de cocaína de Colombia a México, para luego ser introducida a Estados Unidos. Fue detenido el 4 de noviembre de 2010. En 2012 fue extraditado a Estados Unidos y en 2018 se declaró culpable ante los tribunales de ese país por traficar más de un millón de kilos de cocaína. Hoy está libre bajo fianza a la espera de su sentencia.

En el juicio que se desarrolla en la Corte del Distrito Este de Nueva York, García Luna enfrenta varios cargos de participación en una empresa criminal en curso y otros de conspiración para obtener, importar y distribuir miles de kilogramos de cocaína en Estados Unidos, en además de presuntamente haber hecho declaraciones falsas a funcionarios de inmigración de EE.UU. El exfuncionario se declaró inocente de todos los cargos. Su defensa ha centrado el contrainterrogatorio de los testigos de la Fiscalía en su credibilidad y conflictos de intereses, dado su pasado delictivo y sus acuerdos con las autoridades que les darían la oportunidad de obtener sentencias más indulgentes.